Mariano Rajoy abandona la presidencia del Partido Popular

GENTE DE HOY-. Se avecinan cambios en el Partido Popular. Tras la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy de la Presidencia del Gobierno, todos los ojos se situaron en Génova, 13, sede nacional del PP.

Este martes, Mariano Rajoy, convocó a su comité ejecutivo nacional. Se esperaba que ofreciera luz sobre qué ocurrirá en el partido y en el grupo parlamentario con el nuevo escenario al que se enfrentan. Y allí, rodeado de su núcleo duro y de sus líderes territoriales, el expresidente del Gobierno anunció que deja el liderazgo del Partido Popular y la celebración de un congreso extraordinario para elegir a su sucesor. “Ha llegado el momento de poner fin a mi cargo bajo el liderazgo de otra persona. Es lo mejor para el PP y para mi y creo que también para España. Lo demás no importa nada”, dijo un emocionado Rajoy.

 

 

Rajoy se ha convertido en el primer presidente del Gobierno -al que llegó en 2011- desalojado del gobierno por una moción y, hoy, contra todo pronóstico, sorprendió a sus líderes regionales con el anuncio se su retirada.

Pone fin a una carrera política de 37 años, cuando llegó al Parlamento gallego tras las primeras elecciones autonómicas de 1981. “He tenido el privilegio de ser vuestro presidente 14 años, los mejores de mi vida. Seguiré siendo presidente hasta que elijáis a la persona que me vaya a sustituir. Lo haré con prudencia”, dijo el expresidente en su primera comparecencia pública tras ser desalojado de La Moncloa.

Rajoy se va convencido de que lo que toca ahora es “mirar al futuro” bajo el liderazgo de otra persona. Él seguirá pilotando el partido hasta el congreso extraordinario que elija a su sucesor y candidato a las elecciones generales. El expresidente dijo que continuará militando en el PP pero dará total libertad al nuevo líder al que prometió “lealtad”, en clara alusión a su antecesor, José María Aznar.

Ahora, el sucesor tendrá que ser elegido por el voto de las bases en un congreso extraordinario, cuya fecha se fijará el próximo lunes por la Junta Directiva de la formación conservadora, aunque todo apunta para después del verano.

El favorito para suceder a Rajoy al frente del partido es el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el único que gobierna con mayoría en su territorio, pero sin presencia en el Congreso de los Diputados. La guerra está abierta. Mariano Rajoy no señaló sucesor y anunció que no realizará cambios en el partido y en el grupo parlamentario, lo que deja a otra posible candidata a sucederle, María Dolores de Cospedal, con gran poder orgánico como secretaria general del partido. En peor escenario se queda la exvicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría, que seguirá como diputada nacional por Madrid, pero sin plataforma pública desde la que poder hacer visible su candidatura.

Antes del anuncio de su retirada, Rajoy abrió su discurso atacando al nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez, un presidente que “perdió las elecciones”. Y reivindicó el legado del Partido Popular al frente del Gobierno: evitar el rescate bancario, el desafío del independentista catalán, o al fin de ETA sin negociar con la banda terrorista.

También lanzó duras criticas hacia Ciudadanos por no hacer nada tras ganar las elecciones en Cataluña y por “dar argumentos” a Sánchez para llegar al poder. Y pidió a los suyos protagonizar una dura oposición.

Mariano Rajoy se va. Conducirá a su partido de forma interina hasta un cónclave para elegir sustituto, al que deja un futuro complicado. Con el partido en estado de shock tras –en menos de una semana- haber sido desalojados del Gobierno, con las sentencias de las piezas del caso Gürtel pendientes, y con otra formación, Ciudadanos, dispuesto a pegarles un mordisco en su base electoral. Dependerá de la gestión que haga el PP de su crisis interna, ver cómo queda el mapa del centro derecha español.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.