Madrid celebra su Dos de Mayo más tenso

Uno a uno los galardonados iban recogiendo sus premios -Medallas de Oro y Plata en cada caso- en la sede de la Presidencia de la Puerta del Sol. Pero algo indicaba que hoy no era un Dos de Mayo habitual. Los decretos de los galardones los firmaba la ya expresidenta Cristiana Cifuentes, fue su sustituto, Ángel Garrido, presidente en funciones, quien se ha encargado de entregarlos.

Garrido se esforzó en aparentar normalidad, pero eso sí, ni una palabra hacia Cifuentes en su discurso institucional. Solo uno de los galardonados, el periodista Alfonso Ussía, le agradecía a la expresidenta su premio. Lo cierto es que es que ella, la recién dimitida Cifuentes, fue la gran protagonista ausente.

La crisis política abierta en la Comunidad de Madrid ha logrado que este Dos de Mayo sea poco habitual. De cinco expresidentes autonómicos, ninguno de los últimos cuatro -todos del PP- estaban presentes acusados de distintos escándalos. Únicamente Joaquín Leguina ejerció ese papel hoy.

El actual presidente, Ángel Garrido, se empeñaba en destacar en su discurso “que los vaivenes políticos y los cambios coyunturales no deben hacernos olvidar la fortaleza de la sociedad madrileña”. Abajo, en los corrillos, no se hablaba de otra cosa que de sus posibles sustitutos al frente de la Presidencia autonómica.

Al poco, la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, comunicaba a los medios que el lunes y martes próximos se reunirá con los portavoces de los grupos para escuchar sus propuestas de candidatos.

Pero ya se sabe, “todo depende de lo que decida el presidente del Gobierno”, citaba un dirigente ‘popular’ madrileño que reconocía sentir “lástima” por ver a su partido así.

De presencia institucional andaban sobrados las butacas, pero Rajoy no se dejó ver hoy por la ceremonia. En su lugar envió a dos pesos pesados de su Ejecutivo: la vicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría (enfundada en unas gafas de sol por conjuntivitis), y la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Conocidas son sus discrepancias y hoy han escenificado en público -silla de por medio- sus diferencias. Ambas salieron hacia la Puerta del Sol dejando a la prensa plantada.

Mientras, desde la oposición de izquierdas, PSOE y Podemos no se mueven de su discurso. Ángel Gabilondo – el líder mejor valorado en las encuestas- sigue insistiendo a Ciudadanos para que se abstengan y que permitan que haya un verdadero Gobierno limpio en la Comunidad.

Por su parte, Íñigo Errejón continúa haciendo un llamamiento a la unidad de los partidos para constituir un “Gabinete de transición”.

Todas las encuestas (se publicaron hoy las de El Mundo y La Razón) sitúan a Ciudadanos como favorito por los madrileños. La representación naranja encabezada por sus líderes locales Aguado y Villacís hoy eran los más demandados para ‘selfies’ y fotos de grupo. Dura competencia -en fotos y en política- para Manuela Carmena, que este año aguantó en el cóctel algo más que otros años y reconoce que la de hoy no es una celebración normal y sigue sin desvelar su futura candidatura al Ayuntamiento.

Poco a poco la sede de la Real Casa de Correos se iba vaciando, los canapés agotando y los líderes políticos se hacían las últimas fotos.

Los del PP se iban con la sensación de haber salvado el acto institucional en su peor momento. La oposición encantada de conocerse y a la espera de que el juego se traslade a la Asamblea de Madrid.

Los madrileños tendrán que esperar aún un poco. Se abren las apuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.