Aciertos y errores de l@s invitad@s a la boda del Príncipe Harry y Meghan Markle

George Clooney, uno de los guapos de Hollywood, fue la gran decepción con un look más propio de la red carpet que de un regio enlace. Su mujer, por el contrario, ha sido una de las mejor vestidas

El protocolo está para romperse, sí, y parece que también en las bodas de la realeza que en estos últimos años el hecho de ‘modernizarse’ gracias al origen de uno de los contrayentes, parece ser que también influye en eso de pasar de la etiqueta.

Y en esta boda, cómo no, ha habido de todo: guapos, guapas, invitad@s con la estilista de vacaciones y zonas de confort. Porque no hay nada como ir a lo seguro aún siendo una de las ‘influencers’ de los últimos tiempos, que ha ido evolucionando de ‘posh’ a ‘fashion’, véase a doña Victoria Beckham.

 

Analicemos a las mejor vestidas, las que han conseguido vivir A La Contra deslumbrando a propios y a extraños.

Nuestro ranking lo encabezan:

Amal Clooney, que ¡¡¡gracias a Dios!!! ha conseguido, por un día, eclipsar a uno de los guapos de Hollywood que no ha tenido tiento a la hora de vestir hoy, pero eso ya lo vemos unas líneas más abajo. Total look mostaza de Stella McCartney, siempre es un acierto vestir de la hija del ‘Beatle’, zapatos y clutch dorados y sombrero de Stephen Jones que colocó en el lado izquierdo, cometiendo un ‘evitable’ error. Tocado y sombrero si va inclinado, siempre deben de ir al lado derecho ya que en el lado izquierdo es donde “llevamos” al marido.

 

 

 

 

 

Sofía Wellesley, la mujer del cantante James Blunt, eligió un vestido de print floral, con colores otoñales marrón, amarillo, verde, azul que combinó a la perfección con un tocado vainilla y un pequeño clutch del mismo tono. Sencillamente ‘You’re Beautiful’.

Sarah Rafferty, actriz de ‘Suits’ y una de las mejores amigas de la novia, ha sido una de las invitadas que ha elegido el azul pavo real para asistir a la denominada ‘boda del año’, y que ha conseguido eclipsar a la mismísima Victoria Beckham, que a pesar de ser embajadora de este tono, no fue precisamente de diez. Rafferty ha elegido un vestido recto, con manga abullonada y un pequeño toque de pedrería que ha combinado con un tocado de rafia y redecilla del mismo tono. El nude de sus zapatos ha puesto el toque chic sin desentonar. ‘Maaaaaaaarvellous’, que diría la gran Sara Montiel.

 

 

Y por último, dos de las ‘royals’ que más nos han gustado: Sarah Ferguson y Pippa Middleton, la primera de azul navy y rosa y la segunda con un vestido en tonos pastel, ambas con pequeños tocados con flores como protagonistas. Tocados acordes con el día tan primaveral que ha reinado en Inglaterra.

 

  

Por último, correctas pero sin llamar la atención (tanto que podrían haber pasado desapercibidas, si no fuera por quiénes son) han estado, por un lado, Catalina de Cambridge, siempre nuestra Kate Middleton, con el  Alexander McQueen  del bautizo de su hija Charlotte y un Phillip Treacy en tonos vainilla.

Por otro lado, Doria Ragland, la madre de la novia, que ha sabido estar en su sitio a pesar de no haber renunciado al piercing de su nariz, dando toda una lección de clase y dignidad con la sencillez de su look de la firma Óscar de la Renta.

 

   

Aunque la tónica general de los invitados ha sido la correcta, lo cierto es que los batacazos y las decepciones, como no podían ser de otra manera, han sido ‘sonados’.

Quizá la mayor decepción la hemos tenido con dos de los ‘guapos oficiales’ de la lista de invitados: George Clooney y Nacho Figueras, uno de los mejores jugadores de polo e imagen de Ralph Lauren, que han conseguido alzarse con el premio a los peor vestidos del enlace.

 

 

 

Clooney no debió de leer la invitación de boda porque ni chaqué, ni color oscuro. El intérprete eligió un traje gris y ‘remató’ con una corbata y un pañuelo a rayas que combinaban con el tono mostaza que eligió su mujer, ésta sí, la más elegante y acertada de las invitadas. Tremendo batacazo de Clooney que hoy ha conocido la delgada línea que separa pasar de ser ‘el guapo’ de Hollywood al peor invitado en una boda.

 

 

 

 

George por guapo, pero Nacho Figueras iba sobre seguro con eso de ser atractivo e imagen de Ralph Lauren. Pues, my dear, gol por la escuadra:  traje azul marino con el bajo del pantalón tres cuartas más largo, sleepers de terciopelo

y sin calcetines. ¡¡Menos mal que fue uno de los primeros en llegar!!.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rebecca Deacon, secretaria personal de la duquesa de Cambridge ha sacado su flema británica y ni corta ni perezosa ha elegido un vestido rojo de lo más ‘minifaldero’. Otra que, a pesar  de su cercanía con los ‘royals’ ha preferido lucir pierna a cumplir con el protocolo y el largo de la falda a la altura de la rodilla, el rey de la elegancia.

Sabrina Dowhre, pareja del intérprete Idris Elba, ha dado el patinazo eligiendo un Gucci más apropiado para dar un paseo por  Cannes que para ir de boda. Sabedora de esto, parece que Sabrina en el último momento, ha decidido ponerse un ‘pamelón’ para intentar mejorar el conjunto y adecuarlo al de una invitada de boda. ¡No hay por dónde cogerlo! 

Oprah Wingfrey se olvidó de que cuando una cruza el charco deja de ser ‘la reina de la televisión’ y más cuando va a compartir ceremonia y banquete con la Reina Isabel. A pesar de su Stella McCartney rosa empolvado, la mítica presentadora ha conseguido cargarse el conjunto con el ‘plumero’ de su pamela  y sus gafas de sol, cual Paris Hilton saludando a los paparazzi en cualquier aeropuerto del mundo.¡¡Gafas de sol en las bodas, NEVER!!.

 

Otra que ha elegido el rosa empolvado ha sido la tenista Serena Williams, el contrapunto de su gran amiga, Meghan Markle que ha dejado claro que aún siendo la novia, el lema de ‘menos es más’ siempre es acertado. Serena no ha tenido tiento esta mañana y ha preferido no dejar nada en la maleta, así que: cabeza ‘tocada’ con un simil a un cono de nata y maxicollar que ha rematado el look acortando más su cuello y desluciendo el escote de su vestido. ¿¿Dónde estaba su estilista??

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por último los Reales patinazos, la Princesa Ana y las hijas del Príncipe Andrés. La primera con un vestido que más bien podría pasar por el batín de estar por casa de su marido.

 

Las hijas de Sarah Ferguson, reinas indiscutibles de los tocados estridentes, han defraudado precisamente por eso, por no cumplir con las expectativas y elegir unos tocados a lo Jackie Kennedy, Eugenia,  mientras que Beatriz parecía una de las bailarinas del Royal Ballet con un tocado sucedáneo de las plumas de ‘El lago de los cisnes’. Oh my God!

 

 

A pesar de todo, ni las más elegantes ni las menos han conseguido eclipsar a la novia, Meghan Markle, con un impresionante Givenchy Alta Costura con cuello barco firmado por Claire Waight Keller.

God save the Queen!

 

 

*IMÁGENES: hola.com; vogue.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.