Sánchez a Rajoy: “Dimita y esto acabará aquí y ahora”

GENTE DE HOY-. Llegó el día. Este jueves comenzó en el Congreso de los Diputados el debate de la moción de censura presentada por el PSOE tras la condena al PP como partícipe a título lucrativo de la trama ‘Gürtel’ y que propone como candidato para presidir un nuevo Ejecutivo a Pedro Sánchez.

La jornada arrancó este jueves pasadas las 9 de la mañana. En las caras de los diputados se notaba la tensión del momento. Todo está en el aire y de la decisión de los cinco diputados del Partido Nacionalista Vasco depende que está moción prospere o no.

El titular de esta primera jornada de debate no se hizo esperar y vino de la mano de Pedro Sánchez. Al poco de empezar su primer turno de palabra, miró fijamente al presidente del Gobierno y le preguntó si estaba dispuesto a dimitir. “Le voy a hacer una pregunta: ¿Está usted dispuesto a dimitir? ¿Aquí y ahora?” Para, acto seguido, solicitarle su renuncia al cargo. “Dimita, señor Rajoy. Dimita y está moción de censura terminará aquí y ahora. Podrá salir de la Presidencia del Gobierno por decisión propia. Su tiempo acabó”.

 

 

Con esta frase, que podría recordar al “Váyase señor González” con la que José María Aznar, por entonces líder de la oposición, le demandó la dimisión a Felipe González en 1994 -en pleno escándalo por el ‘caso Filesa’-, Pedro Sánchez sorprendía al hemiciclo, y por el gesto en su cara, parece que también al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

La frase, que pasará a la historia, era la jugada que Sánchez se guardó en la manga para señalar y situar el debate en el principal motivo que llevó a los socialistas a presentar la moción: la responsabilidad del presidente del Gobierno, que guardó silencio tras conocer la sentencia de la Audiencia Nacional por el ‘caso Gürtel’ que condena al PP a titulo lucrativo y señala el entramado financiero que manejó el extesorero popular Luis Bárcenas, ya en prisión. “Es usted quién ha provocado esta moción de censura, señor Rajoy”, apuntó Sánchez, que le reprochó no haber dimitido cuando se conoció el auto.

Además, con este titular, Sánchez intentó acallar las voces que denuncian que quiere llegar a La Moncloa a cualquier precio y también dinamitar cualquier posible gesto de Mariano Rajoy de presentar su dimisión durante este debate, idea que sigue circulando por las redacciones y miembros de los grupos parlamentarios durante todo el día, pese a la negativa desde el Palacio de la Moncloa.

Pedro Sánchez subió a la tribuna del Congreso –del que no forma parte desde que abandonó su acta de diputado en octubre de 2016- para solicitar la confianza de los grupos parlamentarios. Se dirigió a los 350 diputados ahondando en la dicotomía del yo o la corrupción del PP.

Así, fue desgranando su propuesta de programa de gobierno. Unas iniciativas legislativas ambiciosas en el tiempo y en la forma. Un tiempo que no aclaró -Sánchez sigue sin confirmar cuándo convocaría nuevas elecciones-, y tampoco la forma, el nuevo Ejecutivo socialista contaría con 84 diputados propios y el Senado con mayoría absoluta del PP.

El discurso del candidato a la Presidencia del Gobierno transitó, como viene declarando desde hace días, por el camino para lograr la estabilidad institucional y de regeneración democrática y con claros mensajes a los grupos parlamentarios del que depende su apoyo, PNV y PDeCAT.

Sánchez de comprometió a gobernar con los Presupuestos aprobados la semana pasada por el Gobierno en el Congreso. Pedro Sánchez oficializaba así su compromiso con el Partido Nacionalista Vasco -gran beneficiado por las cuentas públicas en tramitación-. El PNV  habría solicitado mantener el Presupuesto a la hora de la negociación para apoyar la candidatura de Sánchez. “Este no es nuestro presupuesto, pero lo vamos a mantener por responsabilidad”, anunció el candidato socialista.

“Normalizar” las relaciones con Cataluña y petición de diálogo al nuevo Govern. Sánchez lanzó el mensaje de “normalizar” las relaciones con el nuevo Ejecutivo catalán presidido por Torra, al que calificó como “el Le Pen español” hace unos días.

El secretario general del PSOE ensalzó el papel de su partido como defensor de la descentralización y de la estabilidad. Aseguró, además, creer en “el valor de la palabra” y situó que uno de los objetivos de su Ejecutivo será “restablecer puentes” con todas las comunidades autónomas, resaltó hoy el líder socialista. Además, ese dialogo lo extendió también al Gobierno vasco por su compromiso por la “estabilidad y convivencia”, segundo guiño para los nacionalistas.

Antes de terminar su primer turno de intervención, Sánchez apeló a los 350 diputados de la Cámara Baja para hacerles conscientes de que “se abre una oportunidad que merece ser explorada”. Volvió a interpelar que “ha llegado el momento, aquí y ahora”, para finalizar les solicitó “háganlo posible con su voto, no permitan que la democracia pierda esta oportunidad”.

 

 

Rajoy: “Usted no puede ser presidente porque no ha ganado unas elecciones”

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comenzó su turno de réplica a Sánchez acusándolo de haber presentado una moción de censura para intentar gobernar pero “escapando de la gente”, porque “sabe que en las urnas no ganará nunca”.

Y así, esgrimiendo las victorias del PP -pese a los casos de corrupción- y la no imputación de ningún miembro del Gobierno actual, Rajoy justificó su permanencia en el cargo, lo que le impide contemplar la necesidad de esta moción de censura, que tachó de “irresponsabilidad y de imprudencia”.

El presidente del Gobierno acusó al secretario general del PSOE de querer llegar a cualquier precio a la Presidencia.“Sin programa, ni pasar por las urnas y hasta gobernar con el presupuesto del PP”. Posteriormente, detalló las malas consecuencias que tendría para España y los españoles que Pedro Sánchez llegara a ser presidente. “Alguien se puede tomar en serio a un candidato que llega así. Que quede en la mente de cada uno lo que van a hacer”, lanzó Rajoy en claro mensaje hacia los diputados del PNV.

Mariano Rajoy sacó a relucir esa retranca que le caracteriza para ironizar con la idea de que Sánchez pueda llegar a gobernar con los Presupuestos aprobados hace una semana en el Congreso por el Gobierno (gracias al apoyo de Ciudadanos, UPN y PNV). “Hemos pasado del Gobierno ‘Frankenstein’, al programa fantasma. Su único punto del programa, es gobernar con los presupuestos del PP. Soy incapaz de comprender cómo van a convivir con tamaña monstruosidad, puede ser una pesadilla”, ironizó el presidente del Gobierno.

Rajoy acusó al líder socialista de buscar apoyos “con desesperación” y estar dispuesto para ello a mantener las cuentas para 2018 elaboradas por el PP, contra las que votaron en el Congreso los socialistas con un “no, de los de ‘no es no'” junto al grupo de Podemos, que ahora se “los van a comer con patatas”, bromeó Rajoy.

Antes de finalizar su turno, el presidente alertó a los diputados de “el chantaje” al que les está sometiendo el líder del PSOE. “Usted necesita un dragón para presentarse como San Jorge”, dijo Mariano Rajoy en clara apelación a la sentencia de ‘Gürtel’ que los socialistas han argumentado para presentar la moción. “Le han rellenado un papel con la música más atractiva, pero su programa resulta increíble”.

Pasada la una de la tarde, la presidenta del Congreso, Ana Pastor,  levantaba la sesión hasta las tres. El cara a cara entre Rajoy y Sánchez finalizaba con el líder socialista manifestando su respeto “personal y político” y el deseo de lo mejor en lo “personal” a Mariano Rajoy, pero asegurando que “no puede seguir siendo presidente”.

La tarde comenzará con el turno de los partidos minoritarios y se espera con gran impaciencia el discurso de Aitor Esteban, portavoz del PNV, que será el encargado de anunciar la decisión de su grupo y que puede decantar esta misma tarde la balanza de esta moción, antes incluso de que se vote mañana.

 

FOTO: PSOE.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.