Pedro Sánchez es investido nuevo presidente del Gobierno tras vencer la moción de censura a Rajoy

GENTE DE HOY-. 1 de junio de 2018. Un día que difícilmente olvidará el socialista Pedro Sánchez. El día en el que se convirtió en el séptimo presidente del Gobierno de España en democracia.

En sus primeras declaraciones como presidente electo, Sánchez aseguró que va a “abordar todos los desafíos que tiene nuestro país con humildad, entrega y, sobre todo, con determinación. Primero para modernizar nuestro país, que es lo que ha hecho siempre el PSOE”.

Nadie habría apostado hace poco más de una semana que Sánchez se convertiría en presidente del Gobierno (posiblemente ni él mismo). Pero la política es así, como la vida misma. Es la primera vez en la historia de la democracia española que triunfa una moción de censura. A la cuarta fue la vencida y la presidenta del Congreso, Ana Pastor, anunciaba el resultado: 180 diputados a favor; 169 en contra y una abstención.

 

El secretario general del PSOE dormirá este fin de semana en el Palacio de La Moncloa gracias al concierto de todas las fuerzas de la oposición (salvo Ciudadanos). 180 diputados que hoy han apoyado su moción de censura contra el ya expresidente Mariano Rajoy. Una iniciativa planteada, muy hábilmente por Sánchez, como un plebiscito entre la corrupción del Partido Popular, tras la sentencia del caso ‘Gürtel,’ y él mismo, que llega prometiendo regeneración democrática e institucional. Hoy ganó el ‘no’ a Rajoy.

La iniciativa salió adelante gracias a los votos del Partido Nacionalista Vasco, que votó a favor de los Presupuestos Generales del Estado del Partido Popular hace tan solo 9 días, pero este jueves se enfrentaron a una decisión complicada: dejar caer al Gobierno de Rajoy o salir en la foto como el único partido nacionalista que le mantenía en Moncloa.

A media tarde de este jueves, la orden llegó desde Euskadi a sus diputados en el Congreso. Los líderes nacionalistas decidían abdicar de su apoyo a los populares, seguros de que, aunque la moción socialista no prosperara, Rajoy caería tarde o temprano. Sánchez les prometió respetar el Presupuesto del PP y los jetlzales prefirieron asegurarse su ‘bono extra’ en forma de inversiones para su tierra, y votaron ‘sí’ a la moción del PSOE. Sus cinco diputados fueron imprescindibles para desalojar a Rajoy de la Presciencia.

Rajoy ausente del Congreso

El ya expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, calibró mal. No confió en que el auto de la Audiencia Nacional –hecho público hace tan solo una semana- fuese a provocar tal terremoto político. En una semana`horribilis’ para Mariano Rajoy, se empeñó en restarle importancia a la sentencia, asegurando que eran casos puntuales acontecidos hace más de 15 años, pero eso ya no convenció. Esta misma semana, cuando en La Moncloa vieron el problema que se les venía encima, ya era demasiado tarde.

La presidenta del Congreso, la popular Ana Pastor, confiando que sería lo mejor para su ‘jefe’, precipitó un debate exprés en menos de una semana, esperando que a los socialistas nos les diera tiempo a sumar los apoyos necesarios, ni comenzar las negociaciones, siquiera, pero erró. A Sánchez no le hizo falta negociar con los ecos de la sentencia resonando en los pasillos del Congreso, la presión mediática hizo el resto.

Rajoy se ha convertido en el primer presidente del Gobierno -al que llegó en 2011- desalojado del gobierno por una moción. El expresidente fue el gran ausente en el Congreso de los Diputados. Hoy solo asistió al hemiciclo minutos antes de la votación, y ayer pasó gran parte del día reunido en un restaurante madrileño con su círculo cercano, suponemos que organizando el cambio de funciones que tendrán que afrontar en pocas horas. Veremos si la moción de hoy también supone el fin a la carrera política de Rajoy, que se remonta a más de 37 años, cuando llegó al Parlamento gallego tras las primeras elecciones autonómicas de 1981. De momento ha convocado este próximo martes a sus ‘barones’ territoriales en Génova.

Esta mañana, Mariano Rajoy, visiblemente afectado, se despidió del Congreso asegurando que “ha sido un honor ser presidente y dejar una España mejor de la que me encontré. Ojalá mi sustituto pueda decir lo mismo en su día, se lo deseo por le bien de España”, tras la votación, salió hacia La Moncloa como expresidente del Gobierno.

Pedro Sánchez, presidente

Ahora, Pedro Sánchez comienza una nueva andadura. No le será fácil. Es el primer presidente del Gobierno en ocupar el cargo sin ser diputado y sin pasar por las urnas. Gobernará con el menor apoyo parlamentario de la historia del PSOE, los 84 diputados que obtuvieron los socialistas en 2016, y con un Congreso totalmente fragmentado y el Senado con mayoría absoluta del PP.

El líder socialista llega al Gobierno gracias al ‘sí’ (que es más un ‘no’ a Rajoy) de su grupo, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís, PNV y Nueva Canarias. Enfrente tendrá una dura oposición encabezada por el Partido Popular, no sabemos si con Rajoy abanderando la réplica al nuevo Ejecutivo, y con un partido, Ciudadanos, que va a luchar por hacerse ahora con la hegemonía del centro-derecha en España.

No sabemos cuánto va a durar este nuevo Ejecutivo socialista. Sánchez no desveló en su discurso cuál será su calendario. Lo que sí dejó claro es que respetará la decisión del Parlamento y gobernará –al menos lo que queda de 2018- con los Presupuestos del Ejecutivo de Rajoy que se encuentran en tramitación en el Senado.

Pero si el ya presidente electo, Pedro Sánchez, quiere salvar las votaciones en el Congreso, y llegar a los 176 diputados para la mayoría absoluta, tendrá que hacer numerosos equilibrios parlamentarios con los grupos que hoy le otorgaron su ‘sí’ condicionado.

Tendrá que hacer frente a la gestión del conflicto territorial. Dos de los partidos que hoy le apoyaron tienen a sus líderes en la cárcel (ERC) o huidos fuera de España (PDeCAT). El apoyo del secretario general del PSOE a la aplicación del artículo 155 en Cataluña y sus declaraciones sobre el nuevo president, Quim Torra, al que calificó como “racista” o “supremacista”, seguramente le supondrá un esfuerzo extra al nuevo presidente.

En su discurso del jueves, Sánchez adelanto que tratará de “normalizar” las relaciones con Cataluña y habló de “tender puentes” al nuevo Govern presidido por Torra.

También se abren las quinielas de los ministrables. En pocas horas, según recoge el artículo 178 del Reglamento del Congreso de los Diputados, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, comunicará al Rey que Pedro Sánchez cuenta con la confianza de la Cámara. Mañana el BOE publicará su nombramiento y podrá prometer el cargo ante Felipe VI. Si todo se desarrolla con rapidez, este mismo domingo podríamos conocer los nombres del nuevo Ejecutivo.

Sánchez puede optar por formar un Gabinete monocolor de socialistas con quizá presencia de personas independientes, o abrir a la posibilidad de formar un Ejecutivo en coalición con Podemos. Lo que le aseguraría cierta estabilidad en el Congreso con el apoyo de los morados. Hoy Pablo Iglesias aseguró estar a “disposición del presidente y a lo que diga mi grupo”.

Se abre una nueva etapa en la política española. El PSOE vuelve a La Moncloa tras vencer -por primera vez en la historia- una moción de censura a un presidente en ejercicio. El PP se enfrenta a uno de sus momentos más complicados. Si optan por regenerarse depende solo de ellos.

Los españoles hoy se van a al cama con nuevo presidente del Gobierno. Confiamos acierte en sus decisiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.