Comienza el cara a cara entre Sáenz de Santamaría y Cospedal por el control del Partido Popular

GENTE DE HOY.- La batalla ha comenzado. Muchos querían evitarlo, pero Soraya y Cospedal, Cospedal y Soraya son dos mujeres; dos estilos; dos formas de entender y hacer política destinadas a enfrentarse y que ahora se quitan la máscara para competir por hacerse con la silla que dejó vacante Mariano Rajoy al frente del Partido Popular y optar a la Presidencia del Gobierno.

La rivalidad entre la secretaria general y la exvicepresidenta del Gobierno no es nueva ni un secreto. Una controla el aparato del partido, la otra, controlaba la acción del Gobierno; y ambas tienen divida la formación en familias enfrentadas.

Todo comenzó hace tan solo tres semanas. El Partido Popular, con Mariano Rajoy al frente, gobernaba el país y sacaba adelante sus presupuestos. Todo apuntaba a que esto aseguraba a los conservadores agotar la legislatura hasta 2020 con cierta tranquilidad.

Pero como en la vida, la política española dio un vuelco en menos de una semana. Mariano Rajoy se enfrentó a una moción de censura, y perdió. Pedro Sánchez llegó a La Moncloa y Rajoy anunció su retirada de la vida política.

El expresidente se marchó tras cuatro décadas ocupando un cargo público. Dejó al PP en estado shock y sin señalar “sucesores ni delfines”. También prometió total “libertad” y “lealtad” al nuevo líder.

Ahora, los conservadores ya han puesto rumbo a su congreso extraordinario de 20 y 21 de julio para elegir nuevo liderazgo tras la marcha de Rajoy. Lo hacen, por primera vez en la historia del Partido Popular, por un procedimiento de primarias. Serán los militantes con su voto directo los que decidan quién ocupe el despacho de la planta noble de Génova 13. Es la primera vez que los populares pondrán en marcha unas elecciones internas y algunos, poco acostumbrados a ser consultados sobre nada, señalan que puede pasar “cualquier cosa”.

Tras la sorpresa del paso atrás –confuso y extraño- dado ayer lunes por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijó -el favorito para suceder a Rajoy-, este martes María Dolores de Cospedal viajaba hasta Toledo para, rodeada de la cúpula regional del PP de Castilla- La Mancha, anunciar que se presenta a liderar el Partido Popular con la intención de “ganar, ganar y ganar”.  Subida en un escenario y entre logotipos del partido, Cospedal proclamaba su deseo de ser “la primera mujer que presida el PP y el Gobierno de España”.

“He dado la cara siempre, me la han partido varias veces pero me he levantado. Estoy preparada. Me siento preparada. Me presento para dar la batalla con todas mis energías en un momento en el que nuestra formación es esencial para el futuro de España. La suerte de ambas están unidas por un brazo que no se va a quebrar”, ha dicho la secretaria general del PP desde 2008.

Pocas horas después, Soraya Sáenz de Santamaría hacía lo propio en Madrid. Anunciaba su deseo de suceder a Rajoy con un proyecto “abierto” y decía sentirse con mucha “energía, entrega y determinación”.

“Soy una militante más y me presento a ofrecer lo que creo que quieren muchos militantes: unidad, responsabilidad e integridad. Y lo hago con toda humildad y con toda generosidad”, ha declarado Santamaría a los periodistas a pie de calle, en la puerta de los Leones del Congreso de los Diputados.

La exvicepresidenta, se ha presentado como una experta gestora y ha puesto en valor el trabajo del Gobierno de Rajoy del que ella fue su mano derecha. “Sé lo que es estar en el Gobierno y en la oposición”, ha señalado. También ha confiado en que la campaña electoral interna se desarrolle con fair play durante las próximas semanas.

Pero Cospedal y Santamaría no estarán solas en la batalla. De momento son seis candidatos los que aspiran a reemplazar a Rajoy. El vicesecretario Pablo Casado, el exministro José Manuel García Margallo, el diputado José Ramón García Hernández y el exlíder de Nuevas Generaciones en Valencia José Luis Bayo, son los otros cuatro precandidatos que por el momento han expresado su deseo de participar en el proceso interno.

La candidatura de Pablo Casado ha sido, sin duda, la que más sorpresa ha causado. El vicesecretario está inmerso en sendas investigaciones judiciales por sus titulaciones universitarias. El primer procedimiento fue abierto tras conocerse que había logrado su titulación de Derecho en un centro concertado de Madrid en un tiempo récord, y el segundo, iniciado tras el escándalo del master de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes y conocerse que él mismo disponía de la misma titulación.

Casado anunció este lunes ante las puertas de Génova 13 su deseo de participar en el proceso de primarias. En su discurso de presentación se podía observar algunas de las carencias y problemas del actual PP. Aseguró que quería recuperar el voto de Ciudadanos y el de VOX. Además, se señaló a sí mismo como el candidato de “los afiliados y militantes” y con el claro objetivo de ganar para defender la “honorabilidad” del partido frente a “traidores a los que yo ni conocía ni había visto”.

Algunos en el PP ven a Casado “lastrado” por sus procedimientos judiciales y contemplan que podría sumarse a la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría llegado el caso.

Una vez que se cierre este miércoles 20 de junio el plazo para presentar candidaturas, el comité organizador abrirá casi dos semanas de campaña electoral, en la que los candidatos podrán recorrer toda España recabando apoyos de los afiliados. Estos votarán el día 5 de julio en asambleas que se celebrarán en toda España.

Tan solo 100 avales son necesarios para poder ser candidato. Por ahora, solo el expresidente de Nuevas Generaciones de la Comunidad Valenciana José Luis Bayo ha registrado en la sede del PP 350 firmas de afiliados.

La democracia interna se les puede ir de las manos a los populares. En el Partido Popular nunca se imaginaron tener que optar entre media docena de sucesores al ‘trono de oro’ de la calle Génova.

Dos mujeres, ambas han sido las número dos de Rajoy en el partido y en Gobierno. Ambas son responsables en cierta medida de la gestión y los escándalos que han acabado con los años en los que los conservadores ganaban elecciones sin el mínimo esfuerzo, y las dos han visto crecer a un partido –Ciudadanos- que les roba a mordiscos su base electoral.

De momento todo está abierto. El próximo 21 de julio saldremos de dudas y será el momento de hablar de posmarianismo y, quizá, ver a una mujer liderar el centro derecha español.

FOTO: EFE

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.