Fracaso de participación: solo el 7% de los afiliados votarán en las primarias del Partido Popular

GENTE DE HOY.- Todos imaginaban que el proceso para sustituir a Mariano Rajoy al frente del Partido Popular no iba a ser fácil, pero las primarias en el principal partido conservador se han convertido en una tormenta perfecta que está dejando al aire las vergüenzas de los populares.

La última polémica ha llegado tras la finalización, ayer lunes, del plazo para la inscripción de los afiliados que deseen participar con su voto el próximo día 5 de julio. El procedimiento obliga a esta anotación previa de las bases y estar a corriente de pago para votar en la primera vuelta.

Se trata de la fase de las primarias donde están llamados a participar con su voto todos los afiliados, en total unos 860.000 censados (según datos del PP). Pero esta mañana, el coordinador general del partido, Fernando Martínez- Maillo, anunció en una entrevista en TVE que –a la espera de datos oficiales- en esta primera fase sólo participará un siete u ocho por ciento de la militancia, en total poco más de 60.000 militantes. Según los datos, en las regiones donde el Partido Popular cuenta com más afiliados: Andalucía, Castilla y León y la Comunidad Valenciana sumarán unos 26.000 electores, pese a que oficialmente rozan los 370.000 militantes.

Esta cifra se situaría por debajo de la alcanzada en los procesos internos para elegir líderes autonómicos y demuestra una gran desmovilización y poca sintonía entre la realidad y los datos oficiales sobre su censo que ofrece el partido conservador.

La indignación por esta bajísima participación ha hecho saltar a parte de los seis candidatos, especialmente a los más desfavorecidos por esta mínima movilización de las bases, que ven dañadas sus posibilidades para alcanzar el liderazgo.

“Bordeamos el ridículo”, ha señalado este mismo martes José Ramón García-Hernández ‘Joserra’. El candidato a la presidencia del PP hacía estas declaraciones ante las puertas de la sede nacional del partido en la calle Génova donde ha presentado un escrito dirigido a la comisión organizadora del congreso (COC), solicitando que puedan votar el próximo día 5 de julio todos los afiliados al corriente de pago de sus cuotas y que no se tenga en cuenta quiénes se han inscrito expresamente y quiénes no. “Va contra el espíritu de la ley general y de los principios electorales no sólo de España: nadie tiene que inscribirse para votar”, ha denunciado el aspirante tras volver a reclamar que el proceso tiene que ser lo más participativo posible.

A estas críticas también se ha sumado Pablo Casado, uno de los favoritos a ocupar la presidencia del PP. El joven, que lleva días recorriéndose el país en su particular gira para dar a conocer su proyecto a todos los militantes, ha considerado una “malísima noticia” una participación “tan baja” de afiliados en el primer congreso por primarias para elegir al líder del partido y ha apelado a participar y a la “libertad” de voto.

Por su parte, otro de los candidatos, el exministro García Margallo, reconocía en RNE que este dato “refleja una profunda desafección por parte de la militancia en un momento de emergencia nacional”, y ha defendido que en el PP habría que hacer unas primarias “de verdad”, en clara alusión a la segunda vuelta de las primarias: el congreso del próximo 20-21 de julio.

Las normas del proceso señalan que si ninguno de los candidatos logra más del 50% de votos; es el más votado en la mitad de las 60 circunscripciones; o saca más de 15 puntos de diferencia al siguiente rival en la primera vuelta, serán los 3.100 compromisarios los que decidan quien es el líder del partido – y candidato a la Presidencia del Gobierno- entre las dos candidaturas más votadas por la militancia.

Las que no se han pronunciado sobre el dato de participación son las dos favoritas: Cospedal y Sáenz de Santamaría. Ambas candidatas llevan buena parte de este inicio de campaña cruzándose alusiones sobre la gestión desempeñada por una y otra durante estos años, pero dejando a la decisión del COC los asuntos sobre el procedimiento. Así se manifestaron tras la propuesta de Margallo y García-Hernández de celebrar un debate público a seis.

Lo cierto es que si de más de 800.000 censados (según datos del PP), solo participan poco más de 50.000 afiliados, es que algo falla. En un partido poco abierto a la participación de su base en los asuntos internos, el procedimiento de primarias adoptado por los estatutos fue pensado para la elección de un líder de consenso, que se aupara hasta la planta noble de Génova por un sistema que dejara entre ver cierta democracia interna pero sin pasar nervios.

Ahora, con seis candidatos luchando por el poder, el camino que lleva hasta el congreso nacional extraordinario del próximo 20-21 de julio está siendo tortuoso para los conservadores, tanto, que María Dolores de Cospedal ha llegado a proponer que al congreso solo llegue una candidatura de unidad para dejar de exponer sus debilidades entre propios y ajenos.

Mientras, el todavía líder del partido, Mariano Rajoy, pasa sus horas entre su oficina del Registro de la Propiedad de Santa Pola y dando paseos por el puerto marítimo de Alicante. Parece que alguien ya ha ganado.

foto: Partido Popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.