La Gloria regresa al pórtico de la Catedral de Santiago

GENTE DE HOY – Tras 10 años de trabajos minuciosos de investigación, restauración y recuperación, por fin, disfrutamos del Pórtico de la Gloria tal y como lo ideó el Maestro Mateo. Se trata de una portada policromada de estilo románico. Una joya que el paso del tiempo, las modas, la lluvia y los malos trabajos previos de conservación pusieron en peligro de muerte.

La Fundación Barrié y la Fundación Catedral de Santiago se pusieron manos a la obra y tras más de 50.000 horas de trabajo, podemos disfrutar de los colores originales, de los rostros rosados y las túnicas rojizas, el azul lapislázuli e incluso las láminas de oro y plata que visten a los protagonistas de los textos sagrados y del Cristo que, a modo de anfitrión, recibe a todos los peregrinos que llegan al templo desde todos los confines de la tierra.

El Pórtico de la Gloria preside el acceso principal de la Catedral de Santiago desde la Plaza del Obradoiro (que en castellano significa taller), esa plaza era el lugar de trabajo del Maestro Mateo en el siglo XII. El rey de Léon, Fernando II le encargó las obras, que duraron desde 1168 hasta 1188 y costaron 100 maravedíes al año. El 1 de abril de 1188 se colocaron los dinteles del Pórtico y las obras se terminaron en el año 1211.

La restauración se ha llevado a cabo siguiendo las más estrictas técnicas de recuperación, con expertos nacionales es internacionales y ese trabajo tan minucioso ha permitido descubrir algunos de los secretos que, durante siglos, ha guardado esta entrada no sólo a una catedral, sino a parte de la historia de Europa. Al colorido original, se añadió, ya en el siglo XVI, la técnica flamenca de las túnicas brocadas y un siglo más tarde, las figuras de los profetas y los apóstoles volvieron a “sufrir” un lavado de cara que tapaba, aún más, la maestría del taller de Mateo.

Si quieres visitar el Pórtico date prisa. Las obras de restauración de la Catedral continuarán hasta 2021 y se “encapsulará” el Pórtico. Desde el 27 de julio y hasta que se produzca ese encapsulamiento en otoño, para protegerlos de la lluvia y las inclemencias del tiempo mientras duran las obras, se podrá acceder de manera gratuita y en grupos de 25 personas, desde las 08:00 y hasta las 22:00 y durante 15 minutos. En otoño, el Pórtico se cerrará y se decidirá cómo se llevarán a cabo esas visitas.

Por cierto, uno de los patronos, la Fundación Barrié, está inmersa en la polémica de las figuras de Abraham e Isaac que están en poder de los herederos del dictador Franco. El “Generalísimo” se encaprichó de estas figuras en una exposición en los 60, figuras que acabaron en la “Casa Cornide”, un palacete en La Coruña que salió a subasta, la adquirió Pedro Barrié y se la regaló a la mujer del dictador. Todo empieza y acaba en el apellido Barrié. Pero esta es otra historia.

@Miryam_Ponte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.