Daniel Casares: “la música tiene pegada, eso la hace universal”

GENTE DE HOY – El guitarrista Daniel Casares se adentra en el mundo sinfónico con su manera de entender e interpretar El Concierto de Aranjuez del maestro Joaquín Rodrigo acompañado de la Orquesta Filarmónica de Málaga.

El Maestro Joaquín ha conseguido enamorar con su música al guitarrista flamenco Daniel Casares para quien “es una maravilla disfrutar de la música del maestro Rodrigo desde tan profundo y poder haber hecho este trabajo con la Orquesta Filarmónica de Málaga”.

Para Casares tocar “El Concierto de Aranjuez” suposo un reto porque “desde el punto de vista de la partitura es una obra compleja, pero todo se ha alienado y me lo han puesto muy fácil”.

Venir del mundo del flamenco “donde somos más juguetones, donde improvisamos más y me he tenido que enfrentar a un método más formal, más pegado a una partitura, pero me han ayudado muchísimo”. Incluso en el estudio, grabaron como si fuera un concierto en directo, durante una semana, todos juntos, flamenco y filarmónicos, buscando la perfección, la emoción y al final, el trabajo realmente difícil no fue interpretar al maestro Joaquín Rodrigo, lo verdaderamente complicado fue elegir las tomas que forman parte del disco, todas eran “la buena”.

Por si todo esto no fuera suficiente, Daniel Casares se atreve a componer para una orquesta, que compositor flamenco ya es y ya late desde hace décadas, y el resultado de ese atrevimiento es “Luna de Alejandra”, un regalazo para su hija “el mundo sinfónico me ha vuelto loco y casi que me obsesiona también y cuando nació mi hija ya estaba coqueteando con todo esto y una orquesta es la mejor expresión para interpretar música”.

El lenguaje de la música es universal y Daniel Casares “habla” muchos idiomas musicales. Mantiene charlas con Miguel Poveda, Alejandro Sanz y con los flamencos más puros pero lo único que tiene que hacer la música, es emocionar, que no es poco. “Cuando te subes al escenario hay que emocionar, provocar cosas, más que ser atrevido lo que no hay que tener son complejos ni inseguridades, la música tiene pegada, eso la hace traspasar, la hace universal”.

Para un músico, sea flamenco o sinfónico, no hay mejor regalo que lo que han contado en el concierto, lo que han hecho sentir, termine en la mochila del público, que la hagan suya aunque “no debemos olvidar que el músico es el narrador y lo que interpreta siempre será suyo, siempre lo contará él”.

La música eriza la piel, emociona y tiene el poder de trasladarnos a cualquier lugar o a cualquier instante de nuestra vida sólo con escuchar unos acordes y ese es su poder, la música es invencible, universal y a la vez es esquiva y exigente, es una compañera de viaje apasionante, imprevisible y delicada.

@Miryam_Ponte

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.